Modelo Educativo

AIEP posee un modelo educativo de formación basado en competencias acorde con las necesidades del mundo del trabajo, con docentes insertos en el ámbito laboral, capaces de traspasar su experiencia a los estudiantes. Además, ellos han sido capacitados por AIEP con métodos didácticos adecuados al modelo de formación por competencias. Estos apoyos académicos son adecuados a la heterogeneidad de los estudiantes y por su sistematización son mecanismos de aseguramiento de la calidad de los procesos docentes.

A continuación te presentamos sus principales características

Modelo educativo de formación basada en competencias.



La adopción del modelo educativo de AIEP es, en parte, tanto el resultado de la gestión del aprendizaje institucional como de la necesidad de responder a su misión institucional.

Como una primera aproximación al modelo es necesario distinguir las variables que lo diferencian respecto del modelo tradicional de formación.

Un modelo educativo basado en la formación por competencias se diferencia del tradicional en tres aspectos:

1. Busca la pertinencia, relevancia y efectividad de la formación impartida, articulando las necesidades del contexto de trabajo y el proceso formativo a través del perfil de egreso.
2. Su enfoque es basado en el aprendizaje; el estudiante es capaz de explicar lo que hace y por qué lo hace.
3. La evaluación es progresiva, y está centrada en el desempeño y proceso y no sólo en el producto.

Desde el punto de vista curricular, AIEP ha adoptado este modelo, de manera que la fuente de información primera para el diseño de carreras sea el contexto laboral y la descripción de las capacidades esperadas de una persona en un área ocupacional determinada. La metodología de construcción de un itinerario formativo considera vital la participación de sujetos que laboran en esa área en distintas funciones y niveles jerárquicos.

La obtención del perfil de egreso desde el contexto laboral permite orientar el diseño del itinerario formativo que se materializa en el diseño del Plan de Estudios y el diseño instruccional de cada una de las unidades formativas o módulos.

El modelo formativo resultante es consecuente con los propósitos institucionales y se caracteriza por:

a) El diseño de mallas curriculares integradas por un conjunto de módulos orientados a la adquisición de capacidades genéricas, específicas y básicas, de modo que cada uno de ellos comprenda una o más disciplinas que se integran en función de las competencias, habilidades y actitudes definidas en los perfiles de egreso.

b) La organización de la malla curricular por áreas de formación: formación de especialidad, formación general diferenciada y formación básica.

c) El desarrollo de competencias de empleabilidad como parte del sello educativo institucional, mediante la incorporación de una línea curricular de formación básica orientada al desarrollo de la capacidad de emprender, la adquisición de competencias comunicativas acordes al desempeño laboral y la adquisición herramientas comunicativas básicas en el idioma inglés.

d) La utilización de la metodología de Alto Contenido Práctico (ACP) que favorece el saber hacer y la integración de teoría y práctica en la resolución de una tarea concreta