IP y CFT: importancia en el desarrollo país

IP y CFT: importancia en el desarrollo país

La preferencia por la educación superior técnico profesional se incrementa año a año. La elección de carreras cortas, con alta empleabilidad y aranceles al alcance, son una alternativa cierta para jóvenes y adultos que buscan perfeccionarse y optar a mejores alternativas laborales; las que a su vez fomentan la productividad país.



La matrícula nueva en IP y CFT el año 2014 fue de 191.000 estudiantes, que representa el 56% sistema, superando ampliamente a las universidades que matricularon 148.000.



Este alto volumen se debe, entre otros factores, al incremento de estudiantes de los primeros tres quintiles de ingreso que acceden a la educación superior. En la encuesta CASEN 2013 se observa que la cobertura del primer quintil alcanza el 34,4%, cifra significativamente mayor a la presentada en 2006, donde la cobertura llegaba sólo al 17,1%. Sin embargo, es insuficiente esta cobertura comparada con el promedio nacional que alcanza el 53% y el 89,6% que registra el quinto quintil de ingresos.



Gran parte de la cobertura del primer quintil de ingreso se produce principalmente por la creciente necesidad de capacitarse, por parte de trabajadores que encuentra en los IP y CFT la oportunidad de formarse. Estos estudiantes optan por una educación en jornadas vespertinas, producto de la flexibilidad horaria, cercanía de sus lugares de trabajo, formación docente con profesores expertos y con alta contacto con el mundo práctico-laboral. Como consecuencia de esto, es que la matricula total vespertina de IP y CFT alcanzó los 230.300 estudiantes en el 2014 que comparada con los 92.000 estudiantes matriculados en jornada vespertina en las universidades, presenta el 72% de la matrícula en esta jornada.



La fuerza laboral de Chile es de ocho y medio millones de personas y sólo el 23% tiene algún tipo de estudios superiores. Si esto lo contrastamos con países desarrollados, donde esta cifra supera el 32% promedio, da cuenta lo mucho que debemos avanzar en esta materia. Según la OCDE, la productividad de un país se potencia con la educación técnico profesional, ya que favorece la competitividad e innovación de los sectores productivos. Lo que señala esta organización, es que un país debe contar con un profesional por cada dos o tres técnicos, situación que es inversa en Chile, refrendado por la información entregada por la SOFOFA, que indican un déficit de más 600 mil técnicos.



En consecuencia y tal como lo concluye la OCDE, la necesidad de generar más y nuevos incentivos, para impulsar y facilitar el acceso a la educación técnico profesional, es prioritario y fundamental, ya que por una parte entrega mayores oportunidades, sobre todo a trabajadores que estudian y trabajan y no tienen acceso a becas, ya que estos incrementan la productividad, la especialización y profesionalización de nuestra fuerza laboral.

Fernando MartínezRector AIEPJefe de grupos de sistemas de información vertebral Chile

Voces aiep


Carta de Fernando Martínez en diario Pulso

Carta de Fernando Martínez en diario Pulso

Carta del rector sobre la educación técnico profesional

Carta del rector sobre la educación técnico profesional