Educación superior, colaboración y desarrollo

Formar técnicos y profesionales es una tarea que implica importantes desafíos. Como parte de las instituciones de educación superior, tenemos un impacto que trasciende la transmisión de conocimientos en el aula, incidiendo en el desarrollo de las distintas regiones del país donde un plantel educacional tiene presencia.


El trabajo colaborativo es imprescindible para crear caminos de progreso, y un ejemplo de esto es la Mesa Puerto Montt Superior, instancia integrada por nueve instituciones de la zona, conformando un grupo amplio y heterogéneo en cuanto a habilidades, condiciones y experiencias.


Nos dimos cuenta de que la población estudiantil cursando alguna carrera técnica o profesional se empinaba sobre los 24 mil estudiantes. Esto claramente convertía a Puerto Montt en la plaza más importante del sur de Chile en lo que respecta a capacidad formadora de profesionales y posibilidades de accesos a carreras de las más variadas disciplinas e industrias.


Cada uno tomó de inmediato su parte de responsabilidad en la ejecución de las tareas definidas por la mesa, donde la interdependencia positiva entre los integrantes, las relaciones simétricas y el deseos de compartir la resolución de tareas, encausaron el deseo de llevar a nuestra ciudad a ser la capital de la Educación Superior en la zona Macro Sur austral de Chile.


¿En qué hemos estado en este tiempo y cuáles son las acciones a futuro? En primer término, cada institución por sí misma ha estado dando vida y cumplimiento a su misión fundamental, formando profesionales competentes para desempeñarse en el mundo laboral. Junto a esto, hemos asumido algunas líneas de trabajo con seminarios y talleres, que dicen relación con la innovación social, metodología de aprendizaje + servicio, recursos hídricos y su cuidado, y la realización de acciones de connotación social, cultural y de apoyo a la comunidad.


Todo lo anterior, además, tendiendo redes con distintas organizaciones público privadas, lo que permite configurar un cuadro completo de apoyo y trabajo compartido, donde nuestros estudiantes han estado siempre en el centro.


En el corto plazo, los próximos pasos son concluir con algunas de las actividades comprendidas en los temas señalados precedentemente y para cerrar este periodo en el mes de diciembre, dar vida por tercer año consecutivo a nuestra actividad Primavera Superior, que se caracteriza por actividades de orden social, deportivo y cultural.


Pensando en el mediano y largo plazo, queremos ser una instancia formal de apoyo a las autoridades, a las familias y comunidades, proponiendo soluciones en todos aquellos temas que afectan y preocupan a los estudiantes y sus círculos sociales más cercanos, y que contribuyan a que la ciudad donde estamos insertos sea más amigable, más segura, más culta y atractiva.


Sin dudas, una iniciativa replicable y que beneficia a quienes quieren formarse profesionalmente en una zona determinada del país, siendo un factor de desarrollo y bienestar en cada región.


Por Daniel Solís, director ejecutivo AIEP Puerto Montt.





Otras Voces

Mercado Laboral y Automatización

La educación como soporte de equidad