Historias destacadas: Docente AIEP comenta su participación en el rescate de los 33 mineros

13-10-2020

A diez años de los sucesos de la mina San José, Marcos Castro recuerda su paso por el “Campamento Esperanza".

El 13 de octubre de 2010 fue un día activo desde sus primeros minutos. A las 00:10 emergió la cápsula “Fénix” desde las profundidades de la tierra con el primer minero rescatado, proceso que se repitió en periodos de 40 minutos hasta que salieron los 32 restantes.

Así, cuando el reloj marcó las 21:56, el último trabajador llegó a la superficie. A partir de ese instante, todos los mineros pudieron celebrar un reencuentro junto a sus familias. Pero no fueron los únicos.

En el proceso de rescate participaron múltiples organismos públicos y privados que se congregaron en el “Campamento Esperanza”. Entre ellos estuvo el personal de la ONG SAR Chile, de la que formó parte el bombero y docente de Técnico en Enfermería de AIEP Osorno, Marcos Castro (37).

“En ese momento tenía 27 años y llevaba un tiempo ya trabajando en rescates y en el área de la salud. Haber podido trabajar en este hecho histórico y recibir el apoyo de las familias fue una experiencia muy potente. Me sirvió para crecer en el ámbito personal y laboral”, dice.

LISTO PARA LA ACCIÓN

Los integrantes de la ONG SAR Chile, desplegados a lo largo de todo el país, tenían la experiencia reciente de haber participado en las labores de rescate del terremoto del 27 de febrero. Luego del derrumbe, concurrieron al llamado para colaborar en la mina de Copiapó.

“Acudimos casi de forma inmediata a trabajar en las labores de rescate, que era el objetivo inicial. Pero, no tuvo buen desenlace al principio, porque el colapso era importante y no se pudo hacer ingreso. Nosotros como ya estábamos desplegados en la zona, nos pusimos a trabajar en el hospital de campaña”, comenta.

En el “Campamento Esperanza”, relata Marcos, se había formado una verdadera ciudad. Las familias de los mineros, los rescatistas, personal de carabineros y de la PDI, así como miembros de empresas privadas y organismos públicos habitaban el lugar.

“Conocí a mucha gente y hoy puedo decir, colaboré y estuve ahí con ellos y pudimos poner nuestro granito de arena en el rescate”, señala.

DEDICADO AL SERVICIO

La inclinación hacia el servicio a la comunidad, que llevó a Marcos a participar en el rescate de los mineros, fue una inquietud que surgió tempranamente en él. Ingresó al cuerpo de bomberos a los 17 años y trabaja activamente como instructor de rescate urbano, reanimación cardiaca y atención prehospitalaria en organismos públicos y privados.

“Me gusta la vocación de servicio, ese sentido altruista de que uno no va a recibir un reembolso a cambio. Es la satisfacción de obtener una experiencia de vida. Como docente, intento transmitir esta vocación de entregar tranquilidad a muchas familias y a las personas que lo necesitan”, comenta.

Actualmente, con nueve años de docencia en la Escuela de Salud de AIEP Osorno, Marcos se enorgullece por haber participado en la formación a las nuevas generaciones de TENS y, sobre todo, por haberles dejado algo más que conocimiento.

“Muchos de los estudiantes de Técnico en Enfermería han terminado también siendo bomberos, por el tema de las labores de rescate. No me considero un ejemplo, pero me da gusto haber puesto esa semilla en ellos”, dice.



Noticias Recientes

16/10/2020

Celebramos el Día del Profesor junto a estos 8 docentes AIEP

16/10/2020

AIEP y Municipalidad de Calama realizarán la 10° Expo Empleos Calama completamente online

14/10/2020

AIEP y Ministerio de la Mujer realizan seminario con enfoque de género

09/10/2020

FEI Norte inaugura su primera versión online junto a autoridades de la zona