Historias Destacadas: Carlos Gómez y su recorrido de TENS a médico

26-05-2021

El titulado de AIEP San Fernando continuó sus estudios en la Universidad Andrés Bello.

El inicio de la pandemia coincidió con la llegada del médico anestesiólogo Carlos Gómez (36) al Hospital Regional de Antofagasta. Era su primer destino luego de terminar de estudiar la beca de especialidad que había cursado durante tres años.

La actividad en el hospital de la capital regional ha sido intensa desde el comienzo. La primera ola de la crisis obligó a todo el personal a redoblar sus esfuerzos. Los turnos extra fueron la regla general. Ahora, durante una nueva ola, las cosas han estado un poco más estables.

“En el servicio hemos intentado mantener una cierta normalidad en el quehacer quirúrgico. Se programan algunas cirugías de urgencias y otras que puedan ser importantes. Pero son otros quienes se llevan más el peso de la pandemia”, dice.

Carlos piensa especialmente en aquellos que deben atender a los pacientes críticos. Sabe muy bien el trabajo y desgaste que tiene cada uno. No solo el de los especialistas, también el de los técnicos. Porque él también, hasta hace no mucho tiempo atrás, era uno de ellos.

LA BÚSQUEDA DEL CUPO

En el 2002, Carlos salió del colegio con una idea muy clara en su mente: estudiar medicina. Pese a que el promedio que obtuvo fue bueno, no era suficiente para ingresar a la carrera de sus sueños.

Un día, mientras caminaba por las calles de San Fernando recibió un folleto. En el papel se indicaba que en AIEP estaba la posibilidad de continuar los estudios en la Universidad Andrés Bello. El sueño de estudiar medicina volvía a tomar forma.

“Entré a estudiar Técnico en Enfermería (en AIEP de San Fernando) con el objetivo de continuar mis estudios. Allí pude saber que debía competir por un cupo a nivel nacional. Estaba destinado para el mejor promedio entre las distintas sedes”, dice.

El camino por conseguir el cupo fue arduo. Carlos estaba consciente de que eran más los estudiantes interesados. La décima del promedio de cada módulo era importante. Hasta que llegó el plazo del anuncio y se confirmó que la beca iba destinada a San Fernando.

“Una vez que supe que era yo, todo fue felicidad. Llamé a mi familia de inmediato, fue muy emocionante”, asegura.

UN CAMBIO DE MENTALIDAD

En el 2006 Carlos llegó a Santiago para estudiar medicina en la UNAB de República. El paso por la carrera no fue sencillo. Requirió mucho esfuerzo suyo y también de parte de su familia, quienes costeaban la pensión en la que vivía. Pero, para nuestro titulado, la parte más difícil fue el cambio de mentalidad que tuvo que desarrollar.

“Mientras estudiaba medicina trabajé como técnico. Me costó ponerme en los dos lugares, pasar desde la perspectiva de recibir y ejecutar órdenes a tener que darlas”, comenta.

En aquel entonces, Carlos cumplía funciones como TENS en la Clínica Indisa, que es un campo clínico de la UNAB. Recuerda la incomodidad que sintió en el momento en que pasó de trabajar como TENS y, al día siguiente, llegar con la bata de médico.

Ahora, evalúa de manera distinta las dificultades que tuvo en el tránsito que le llevó a convertirse en médico. Además, subraya la importancia que ha tenido en su trayectoria conocer las dos perspectivas. Más allá incluso del ámbito productivo.

“Sé por las cosas que pasan los TENS. En mi caso tendré un desgaste mental, por así decirlo. Pero el desgaste para los chiquillos es más físico. Siempre intento tener un trato empático con ellos”, afirma.

SUPERAR CADA ETAPA

Para Carlos, en cada una de las etapas de su vida, todo se ha tratado siempre de ir paso a paso. Así fue cuando estudió TENS, medicina, y su especialidad. La devolución de la beca de especialidad a través del servicio público en Antofagasta no fue la excepción.

Los seis años de contrato de trabajo en el Hospital Regional de la ciudad del norte, lejos de su familia, no es algo que le resulte especialmente difícil. Lo evalúa como el comienzo de otra etapa después de un largo camino.

“Si pienso en el momento en que estaba saliendo del colegio y dije ‘quiero ser médico’, eso ya lo logré. En este momento no podría pedir nada más. Voy a cumplir los seis años acá y veré qué ocurre”, dice.



Noticias Recientes

02/08/2021

Rectora María Loreto Ferrari conversó con El Mercurio sobre los desafíos de su gestión

30/07/2021

Red Titulados AIEP: inscríbete en las charlas de agosto

30/07/2021

Expo Empleos Mujeres: participa de la primera versión

29/07/2021

AIEP Inspírate: La carrera multimedial de Pablo Fernández