Fortalecer la ayuda a personas con discapacidad en época de COVID-19

Muchas realidades invisibilizadas han emanado a raíz de la pandemia del COVID-19, generando una amplia gama de preocupación por derechos de personas que siempre debiesen considerarse, entre ellos las personas con discapacidad (PcD), que ante esta realidad aumentan sus dificultades de desarrollo.


Frente a ese escenario, organismos internacionales como Observadores de Derechos Humanos (HRW) hicieron un llamado a los gobiernos a aumentar sus esfuerzos para proteger a ese grupo, solicitando que se implementen medidas específicas para diversas situaciones que los afectan.


En Chile, específicamente en abril de este año, el gobierno levantó la encuesta “Identificación de necesidades de las PcD en periodo COVID-19”, a lo que se añade el trabajo de la Mesa Intersectorial Discapacidad y COVID-19, liderada por SENADIS, publicándose recomendaciones para ese grupo, como a sus familias y cuidadores.


Consideremos la realidad que viven, por ejemplo, personas con movilidad reducida o que no pueden evitar entrar en contacto con otras; personas que podrían estar infectadas, como familiares y proveedores directos de apoyo, quienes tienen problemas para comprender la información o practicar medidas preventivas, como el lavado de manos y el distanciamiento social y quienes que posiblemente no pueden comunicar los síntomas de la enfermedad.


La OMS junto con OPS plantean las siguientes recomendaciones:


- “Medidas para que la información de salud pública y la comunicación sean accesibles: Esto se puede hacer agregando subtítulos y lenguaje de señas en todos los eventos y comunicaciones.”


- “Medidas dirigidas a las personas con discapacidad y sus redes de apoyo: donde se incluye las medidas fiscales y administrativas necesarias, como son la compensación económica para familias y sus cuidadores.”


- “Medidas dirigidas a los proveedores de servicios para personas con discapacidad en la comunidad, donde se trata de asegurar la continuidad de los servicios y el acceso prioritario al equipo de protección.”


- “Prestar más atención a las personas que se encuentran en entornos de mayor riesgo ante el Covid: donde se trata de proteger a la PcD más expuestas a la enfermedad.”


Por otra parte, el Plan de acción mundial de la OMS sobre actividad física 2018-2030 plantea la necesidad de que más personas estén activas para un mundo más sano. Manifiesta que ello es crucial para la salud, sin embargo, en la actualidad este es un reto mayor, principalmente para personas con discapacidad.


A su vez dentro de la Política Nacional de Actividad Física y Deporte 2016-2025, señala que la actividad física y el deporte poseen un rol central en el desarrollo del bienestar, de la condición física y una mejor calidad de vida, tanto de los individuos como de la sociedad en general, por lo que su práctica se vuelve relevante en las distintas etapas del ciclo vital. Por ello, impulsa el desarrollo de la actividad física y el deporte a partir del reconocimiento de la diversidad de sus beneficiarios y actores, niños, niñas, jóvenes, adultos y adultos mayores, hombres y mujeres, personas en situación de discapacidad.


Desde la esfera educacional, en AIEP y en las diferentes escuelas se trabaja con los estudiantes en el entendimiento y apoyo a las personas con discapacidad, más aún ante esta crisis sanitaria, asimismo, como actor social, hemos desarrollado proyectos de vinculación con el medio y a su vez se ha incluido en el programa de estudio de las carreras del área deporte la capacitación teórica y práctica de inclusión que se enfocan en entregar herramientas educacionales a jóvenes y adultos con discapacidad intelectual, cognitiva y física, para que se puedan insertar e interactuar de mejor forma en la sociedad y enfrentar esta época de la mejor forma posible, impactando positivamente su calidad de vida.


Oriele Lagos, jefe especialidad de deportes AIEP.



Otras Voces

LA IMPORTANCIA DE LA ARTICULACIÓN ACADEMIA-MUNICIPIOS

ACTIVANDO LA ECONOMÍA LOCAL E INTERREGIONAL