Ciencia abierta y cooperación entre academia y sector público-privado

En el contexto de los apremiantes desafíos globales y socioeconómicos, las soluciones sostenibles e innovadoras requieren esfuerzos científicos eficientes, transparentes y dinámicos, no solo de la comunidad científica, sino de toda la sociedad.


Ante ello, en un esfuerzo para que la ciencia esté más conectada con las necesidades de la sociedad, y que los productos científicos sean más accesibles, en noviembre 2019, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) estableció una “Alianza Mundial para la Ciencia Abierta”. Esta iniciativa tiene por objetivo hacer la ciencia más abierta, accesible, eficiente, democrática y transparente a todos los niveles de la sociedad.


La Academia, en este contexto, tiene un rol relevante en la “apertura de la ciencia”, y en particular las instituciones de educación técnico profesional cuya misión es la formación de profesionales capaces de contribuir al desarrollo de los distintos sectores productivos y sociales del país, como también crear, preservar y transmitir conocimiento.


Para lograr esta misión es clave estar en permanente conexión con el sector productivo y social, contribuyendo a solucionar sus problemáticas, a través de alianzas público-privada y estableciendo mecanismos de vinculación pertinentes a los ámbitos de contribución y territorios.


AIEP responde a esta misión, a través de distintos mecanismos de vinculación, entre ellos el Programa de innovación y emprendimiento, y el Programa de Apoyo a Pymes, impulsando acciones que buscan acercar la innovación a los grupos de interés externos, fomentar el emprendimiento y proponer mejoras en la gestión y/o productividad de las empresas de menor tamaño. Un ejemplo es la alianza academia-estado entre AIEP y el Servicio de Cooperación Técnica (Sercotec) que, a través de la operación de Centros de Negocios, proporciona apoyo técnico especializado a empresas de menor tamaño en distintos territorios con el objeto de contribuir a reducir brechas que les permitan mejorar su productividad y/o competitividad.


Debemos alentar a que la academia sea un catalizador para la ciencia abierta, para materializar los resultados de la investigación y fomentar el trabajo colaborativo entre actores clave, que permita generar valor a la sociedad a través de la innovación, la transferencia de conocimiento y/o tecnología.


Felipe Chaparro, director nacional de Innovación AIEP.





Otras Voces

Transformación educacional, tecnológica y social

Tener los mismos derechos y oportunidades