¿Cómo es trabajar en una galería de arte? Titulada cuenta detalles sobre su labor

19-04-2022

Ejerce como asistente en Galería Die Ecke Arte Contemporáneo, empleo que encontró cinco meses antes de titularse.

Durante 15 años Evelyn Saavedra (38) trabajó en el área control de gestión en distintas empresas, actividad de la que está agradecida, pero que interiormente no era su principal sueño, por eso en 2020 ingresó a la Carrera Técnico en Arte y Gestión Cultural en AIEP Bellavista, siguiendo su vocación.

Hoy aporta con su talento en Die Ecke, galería ubicada en Providencia que forma parte de la ruta cultural capitalina. Ahí coordina el montaje de distintas exposiciones junto a artistas nacionales e internacionales, entre otras funciones.

“Mi día parte abriendo la galería para recibir público, la sala de exhibición debe estar disponible con todos los detalles funcionando, como luces, videos, el audio y otros. Al finalizar la jornada corroboro que estén todas las obras en su lugar. Al momento de tener una exhibición, parto trabajando desde las propuestas para el comunicado de prensa, hasta después de la exhibición y el desmontaje. Son varias actividades pequeñas en cadena”, comenta.

Su rol es polifuncional. Debe estar pendiente de la recepción de público, visitas, la coordinación de eventos, exposiciones e inauguraciones. También apoya la postulación a fondos de la cultura y las artes, coordina la programación anual de la galería, maneja el inventario de obras y coordinar comunicaciones. Cada detalle cuenta en un rubro donde se debe congeniar el criterio profesional propio con el interés del artistas.

Mantengo una buena relación con los artistas y por supuesto hay distintos perfiles. Algunos revisan todo lo que tiene relación con su obra y otros delegan la difusión y se preocupan principalmente del montaje de su exposición. Son personas muy dedicadas a su trabajo, están muy pendientes de lo que sale desde la galería, porque finalmente es su imagen y tiene que salir tal cual ellos lo visualizan. Eso me lleva a trabajar con ellos codo a codo en algunas actividades”, explica.

EL MUNDO DE LOS COLECCIONISTAS

Dentro de las actividades que se realizan en una galería de arte destacan las sesiones con coleccionistas. Evelyn explica que “la relación de ellos con la galería pasa a través del director”, agregando que “por lo general son personas intelectuales, amantes del arte, cultas, de un estrato socioeconómico alto, de bajo perfil y muy educados. Es un trabajo muy sutil, muy delicado y de mucha confianza”.

Adicionalmente, asegura: “La venta del arte en Chile no es como vender un producto funcional, es de mucha conversación, mucho storytelling, es un trabajo de goteo, hay que ser muy constante con eso. Requiere sensibilidad, porque significa entender la obra y entender al coleccionista, para luego hacer un match entre ambos. Espero algún día tener la capacidad para poder vender arte, hay que ser muy preparado, tener mucha experiencia”.

Por último, señala un aspecto clave para mantener esta relación en un buen punto: “No se entrega información de los coleccionistas. Al coleccionista le gusta que se guarde su imagen y su identidad”.

¿Cuá es la diferencia entre exposición y feria de arte?

Una de las aclaraciones conceptuales en las que cree es importante profundizar, tiene que ver con la diferencia entre una exposición y feria de arte. “Las primeras pueden ser en una galería, en una corporación o museo. Las ferias de arte en cambio corresponden a un lugar al que asisten varias galerías, cada una con un stand y venden las obras de sus artistas representados”, cuenta.

Aún no ha tenido la posibilidad de participar en una feria, pero que le gustaría y dice estar lista para el desafío: “Es una experiencia valiosa para mí como profesional y una buena oportunidad para la visibilidad de la galería en el circuito”. En relación con las exposiciones específicas en galerías, entrega más detalles.

La exposición en una galería de arte es de un artista o un colectivo de artistas que están representados por esa galería y tiene un fin comercial. Es decir, nosotros exponemos el trabajo de los artistas para su posterior venta. Está de manera permanente y es abierta a todo público. Tiene un statement o texto donde el artista contextualiza la obra y/o la temática que está presentando. Este texto apoya aquellas imágenes que están en las obras. Cuando la exposición es en un museo o corporación no hay intención de compra o venta”, comenta.

GRANDES MENTORES

Se muestra agradecida y contenta de su trabajo. Uno de los aspectos que más valora de esta experiencia es la posibilidad de aprender de la experiencia de otros. “Me ha tocado trabajar con gente que es muy matea. Para mí es un agrado, porque aprendo mucho de sus estándares de exigencia. Ha sido muy grato el trato con los artistas, ellos están al lado revisando hasta el más mínimo detalle y eso es enriquecedor”, señala.

También destaca la interacción profesional con sus compañeros de equipo. “Trabajo junto al director, quien tiene 20 años de experiencia. Conoce las dinámicas del sector y en base a ellas direcciona el crecimiento y posicionamiento de la galería, además de tener un vasto conocimiento en la operación de la actividad con la cual - y junto al artista - toma decisiones curatoriales, disposición de obras en el espacio, intención de iluminación, entre otras”, detalla.

UNA INDUSTRIA QUE CRECE

Su experiencia previa como Técnico en Administración de Empresas (su primera carrera) le permite comparar el rubro del arte con otras industrias, y también referirse a la representación social que existe en torno al mundo de la cultura en Chile.

“Creo que el prejuicio sobre la actividad artística no ha cambiado, sigue siendo el mismo, pero sí ha cambiado el circuito laboral y la oferta académica. Esto se evidencia en la cadena productiva del arte, donde hay espacio para otras actividades que no son artísticas netamente, pero que sí están enfocadas y especializadas en trabajar con arte, como la mía. No soy artista, pero tengo un profundo amor por la historia de arte y me involucro día a día”, dice.

Desde su perspectiva, sigue siendo un camino “poco convencional y fluctuante” y afirma que “quien quiera dedicarse a esto debe tenerlo claro”. No obstante, asegura que trabaja con agrado y que se siente plena en con su trabajo.

LEER EL ENTORNO Y SER RESILIENTE

Al ser consultada sobre los factores y actitudes clave para permanecer vigente en la industria, asegura que ser resiliente es un componente esencial.

“Muchas veces tus propuestas no van a ser escuchadas, pero no hay que desmotivarse, hay que seguir aprendiendo y mejorar la propuesta, ser flexible, tener mucha apertura con el imprevisto y trabajar harto. Aquí no me refiero al arte en general, me refiero a mi carrera y a lo que hago hoy. Hay que estar siempre aprendiendo, hay mucho aprendizaje que se va a adquirir después de la carrera, es ideal estar súper abierto a eso”, aconseja.

Junto con esto, afirma: “Hay que saber leer el entorno. Si te toca trabajar con un artista hay que aprender a escuchar, leer lo que está diciendo, o en una corporación estar muy atento a cómo funcionan las cosas para insertarse de la mejor manera y ser un aporte donde uno se desempeñe”.

Por último se refiere a la importancia del autoaprendizaje para forjar un sello profesional propio.

“Yo estoy en arte privado, pero tengo compañeros que están en museos de historia, en corporaciones municipales y en espacios experimentales. Todos tenemos las mismas herramientas, pero las aplicamos de distintas maneras de acuerdo con la organización en donde nos desempeñamos. Hay que ser muy agudo con eso, también estar atento para identificar oportunidades dentro de lo que uno mismo hace. Hay que ser movido”, concluye.



Noticias Recientes

06/07/2022

AIEP inauguró atractiva muestra de Pop Art en Sala de Arte

06/07/2022

Directora de AIEP Chillán y Concepción se reunió con autoridades de la Región del Ñuble

06/07/2022

¡Extendimos el plazo para postular al concurso de Innovación Docente!

06/07/2022

Preparándonos para la Acreditación 2022